El mar lo vio, de Tom Percival. Arte y emoción en estado puro

01/02/2019
  • Hoy ha llegado a nuestras manos un álbum fascinante, de aquellos que dejan una huella profunda en el corazón y que no te dejan otra opción más que llevártelo a casa y leerlo una y otra vez. Se trata de El mar lo vio, un libro escrito e ilustrado por Tom Percival y publicado por Andana Editorial. El mar lo vio te remueve por dentro, te produce alguna lágrima y te deja con una grandísima sonrisa. Y todo esto se consigue no solo a través de una enternecedora historia, sino a través de unas bellísimas ilustraciones creadas de una forma muy particular: a partir de la combinación de elementos pictóricos extraídos de diferentes obras de arte y de las ilustraciones del autor. Sin duda, un valor añadido que obliga a detenerse en cada página a observar cada uno de sus elementos.

    Sofía tenía un osito que había sido de su abuelo, luego de su madre y, desde su nacimiento, la había acompañado siempre a todas partes. Un día, Sofía y su padre –se intuye que la mamá de Sofía ha fallecido– hacen una excursión a la playa. Pasan un día fabuloso, hasta que los sorprende una tormenta y han de salir corriendo. Con todo el trasiego, el osito de Sofía cae del bolso y se queda sentado en la playa. Nadie se da cuenta de la pérdida, excepto el mar. El mar sabe que Sofía estará muy triste por haber perdido a su osito, así que emprende una labor titánica: devolver a Sofía su querido osito de peluche… Para ello contará con la ayuda de peces, ballenas, delfines y pulpos; hará frente a tormentas, olas gigantes y ventiscas; y atravesará océanos, lagos y ríos. Y, lo más importante, nunca se rendirá.

  • Cuando Sofía pierde su querido osito en la playa, no lo ve nadie, solo el Mar...
  • Así pues, el libro nos ofrece la historia desde dos puntos de vista: el de Sofía, quien queda abatida por la gran pérdida y solo encuentra consuelo poniendo un trocito de la bufanda de su osito en un medallón que se cuelga en el cuello, para tenerlo cerca del corazón, y poder seguir adelante. Y el del mar, quien se esfuerza lo máximo posible y pone en marcha todas las acciones que están a su alcance para lograr su objetivo.  Como vemos, se trata de una manera muy esperanzadora de hacer frente a las pérdidas y, al mismo tiempo, una gran muestra de los beneficios que suponen el esfuerzo y  la tenacidad para conseguir los objetivos vitales.

    Además de por esta conmovedora historia, el libro destaca  por el encomiable trabajo artístico que ha realizado el escritor e ilustrador Tom Percival, a quien ya conocíamos por los títulos Totalmente Adrián o La preocupación de Lucía. Y es que una de las cosas que hace aún más especial este libro es que el autor/ilustrador se ha valido de la colección del Rijksmuseum de Ámsterdam para crear las ilustraciones.

    Gracias al proyecto Rijkstudio del museo, es posible acceder a más de 125.000 obras de arte a través de internet. De este modo, Tom Percival decidió hacer uso de este ingente archivo pictórico para crear una obra completamente nueva a partir de elementos preexistentes y de sus propias ilustraciones.

    Al final del libro se explica cómo ha sido el proceso de creación de las ilustraciones. En total, se han utilizado más de cincuenta obras de arte y el resultado es de una belleza espectacular. Os detallo algunos ejemplos, pero os aseguro que resulta fascinante ver cómo se han conjugado los diferentes elementos y cómo a partir de pinturas muy dispares se han obtenido ilustraciones únicas de una gran belleza en las que se conjuga lo antiguo y lo moderno de una forma magistral.

  • Para realizar esta ilustración, en la cual se representa el momento en que el osito se ha quedado sentado en la playa después de la tormenta, se han utilizado siete obras de arte. En el libro hay una página adicional en la que se explica todo el proceso y se muestran los siete cuadros que se han utilizado en esta ilustración, así que lo podréis ver con más detalle. Aquí os muestro tres de ellos. Cada uno de los números representa la correspondencia con el cuadro del que se ha extraído.
  • Así, vemos que la roca que aparece en el número 1 pertenece al cuadro Paisaje con tormenta acercándose, de William Roelofs (1850)
  • O que el acantilado del fondo, los árboles, el campanario, las nubes y los pájaros del cielo (número 2) han sido extraídos de Paisaje de río con jinetes de Aelbert Cuyp (1653-1657). 
  • O bien que los árboles y las siluetas de las casas (número 3) son de Pueblo al atardecer, de Vincent Van Gogh (1884).
  • Tal y como reza la contracubierta de El mar lo vio se trata de «una historia emocionante y conmovedora que explica que nada se pierde verdaderamente si se guarda en el corazón». Y, en efecto, este es uno de esos libros que guardarás en el corazón nada más leerlo.
  • Si quieres estar al día de las novedades editoriales, promociones y artículos del blog, date de alta en nuestro boletín.  
  • El mar lo vio, de Tom Percival (Andana Editorial, 2018)
    El mar lo vio, de Tom Percival (Andana Editorial, 2018)
comments powered by Disqus

buscar...

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete y recibirás todas nuestras novedades. Cero SPAM, sólo contenidos de valor.
He leído, comprendo y acepto la política de privacidad
Información sobre el tratamiento de datos